Cómo criar un cachorro de lobo

Criar un lobo no es fácil, pero pueden aprender sobre ellos pensando en su propia infancia. Los lobos son únicos en su nacimiento y crianza familiar, pero también tienen algunas similitudes con los humanos.

Tanto las familias humanas como las de los lobos protegen a sus recién nacidos. La madre Alfa construye una guarida subterránea para sus futuros cachorros. Cuando la madre termina de construir, va al final de la guarida y da a luz en la primavera. Después, se queda en la guarida para proteger a sus cachorros del peligro.

Los bebés humanos desarrollan su fuerza jugando e interactuando con sus hermanos, al igual que los lobos. Cuando nacen los cachorros, son ciegos y sordos. Solo pesan una libra al nacer, pero cada día se vuelven más fuertes. En un mes están listos para entrar en el mundo. Los lobos aumentan su fuerza corriendo, persiguiéndose, abalanzándose y jugando a pelear entre ellos. Así es como desarrollan sus habilidades de caza, algo que les ayudará en el futuro.

Del mismo modo, cuando los bebés humanos aprenden a caminar, su familia los cuida para que no corran ningún peligro. Las manadas de lobos también vigilan a los cachorros. Cuando los cachorros de lobo ingresan al mundo abierto, les encanta explorar el área alrededor de su guarida. Sin embargo, los lobos mayores no los dejan salir de la manada para que no se los coman. Así es como la manada protege a sus crías y desarrollan fuertes conexiones.

Aunque los cachorros de lobo pueden ser lindos y esponjosos, no es una buena idea tocarlos. Otros lobos de la manada podrían tratar de encontrarlos y podrían hacerte daño. Si en algún momento quieres criar un lobo, investiga primero.

[Fuente: criaturas salvajes]

Name
Location
Email
Comment